Los verdaderos carnavales en el Perú

Bailes amazónicos, colorido y comida típica son características de los carnavales de Madre de Dios

Estamos en el mes de los carnavales y en el Perú se trata de una vieja tradición que lamentablemente con el correr de los años va perdiendo su esencia tornándose más delincuencial y violenta. Sin embargo, todavía existen muchos lugares donde la fiesta del Carnaval se disfruta como en los tiempos de antaño.

El Carnaval de Cajamarca  es un ejemplo del tipo de grandes celebraciones que se acostumbran realizar. En otros lugares del Perú como en Cayma en Arequipa, Madre de Dios en la Amazonía peruana o el carnaval de Quillabamba en el Cusco, también las actividades por estas fechas son todavía una fiesta de tradición, colorido y mucha alegría.  

Los domingos de carnaval antes eran motivo de alegría, sana diversión y una excelente oportunidad para degustar una exquisita variedad de platos típicos. Y aunque en las provincias más alejadas del país las fiestas siempre se celebran con pasacalles, bailes folclóricos y disfraces, muchas veces las grescas y escándalos son el común denominador.

Años atrás las familias se reunían en casa y los amigos se reencontraban. Algunos no dudaban en sacar la parrilla, armar la piscina inflable para los niños, prepararse un buen ceviche peruano acompañado de una cerveza helada.

Todo ello, en sus distintas variaciones, hacía de los carnavales una ocasión especial para disfrutar del verano en su máximo esplendor. Y por supuesto, no podían faltar los baños de agua fría o con agua perfumada en las calles de la Lima antigua para añadir una pizca de entretenimiento.

Lo criollo y típico siempre será bien recibido para celebrar, pero no la ”criollada”, mañosería, ni pandillaje. El respeto debe primar y se deben jugar los carnavales con quien quiera jugar. ¿Y tú, cómo estás celebrando estos días de Carnaval?

Foto: Gobierno Regional de Madre de Dios


Si te gusto este artículo, recibe más de nuestras últimas
publicaciones cómodamente en tu inbox.
SUSCRÍBETE AQUÍ.





1 Comentario »

  1. En Lima ya no hay vandalismo con la excusa de celebrar los carnavales. Está penado. Solamente en El Callao ocurre eso, aún. Incluso allí arman sus piscinas inflabes en las calles a pesar de que también está prohibido, pues el agua suele escasear por estas fechas.