La pestilencia

El hediondo olor ya no se concentra solo en el país, la capital y todas las instituciones, sino que ahora traspasa las fronteras y llega a los vecinos de nuestra nación y hasta a los más lejanos continentes. ¿Qué es esa peste? Se preguntan aquí y allá. Nada, es solo el olor de la política peruana, más apestosa que todas las demás. Es pus verde, amarillenta y sangrante que acaba de reventar de nuevo porque alguien apretó el ‘’chupo’’ , ese inmenso y putrefacto grano que ha salpicado todo dejando al sufrido Perú más herido que ayer pero menos que mañana.

¿Por qué no soñar con un inmenso cementerio político en nuestra ciudad? Un campo no santo en donde los peruanos podamos dar sepultura a todos los cadáveres de cuello y corbata que quinquenios tras quinquenios se empeñan en seguir en circulación arrastrando consigo su pestilencia por cada pasillo, por cada curul, por cada ministerio, por cada oficina donde han esparcido su sucio poder. Y tal parece no haber fuerza posible que pueda exterminar a estos ”walkings deads” que subsisten gracias al sistema y a nosotros mismos, partes también de un sistema que nos ha llevado a darles categoría de sarnas andantes.

La clase política peruana en su conjunto apesta y la infección se chorrea a través de cada poro de sus miserables cuerpos y de su amorfa conciencia. El fujimorismo, el aprismo, el humalismo, la izquierda, los ppkausas y todos los que deban estar, deberían tener ya su nicho en el cementerio de la vergüenza. Debemos enterrarlos para siempre y boca abajo, por si quieren salir vayan más profundo. Cada cuartel con el nombre de sus líderes para poder identificarlos: Santa Keiko, San Alan, San Alejandro, San Kenji, San PPK, San Ollanta, Santa Nadine y San Puta que debería ser el eterno guardián de sus nichos.

Jorge Barata sigue hablando y mientras más hable más barata la sacará. Ya nada queda por confirmar. Odebrecht les dio a todos y todos se acostaron con él. 

Mañana segundo debate de una moción de vacancia para PPK. Si es que antes de terminar este escrito y por un ápice de dignidad el economista no ha renunciado. Se vendrán más videos de la vergüenza, falta el informe Barata al detalle sobre las coimas a congresistas en la campaña 2011.

El video de ayer fue una bomba, un golpe duro a la inmoralidad ¿verdad? y por cierto, ¿quién denuncia tremenda inmoralidad? Pues Mamani, sí, el congresista keikista que no terminó el colegio y despidió a su asesora embarazada por no aceptar sus cortejos…el Perú se rompe y ya es más que suficiente para enterrarlos a todos…aunque sigan todavía apestando.

Amigos, este escriba ha terminado y junto con la última línea de esta nota, termina también la era PPK. En este preciso momento, Pedro Pablo Kuczynski acaba de renunciar…desde mañana a desinfectar.


Si te gusto este artículo, recibe más de nuestras últimas
publicaciones cómodamente en tu inbox.
SUSCRÍBETE AQUÍ.





1 Comentario »

  1. Esperemos sr Peruchito que sus reflexiones y buenos deseos para el pais se cumplan y empiece el cambio.