Actualidad de los peruanos en el extranjero

¡Jodidos estamos!

1492577476No suelo hablar muy al detalle de cómo es el sistema aquí y cómo es el sistema allá, las comparaciones son odiosas y parecería que le estoy metiendo ”cabe”  a mi propio terruño y así no juega Perú, además, lo evidente no se explica y mucho menos se pregunta.

Soy un peruano que lleva años muy lejos de su patria, como tantos otros. Este pechito come, piensa, vive  y respira Perú cada día. No sé como cuántos otros. Y sí amigos, se puede hacer mucho Perú desde fuera de nuestras fronteras, por eso no comulgo en lo absoluto con esas acartonadas mentes que tan fácilmente dicen ”yo amo a mi patria y por eso no me voy”. A larga distancia celebró hasta la emoción las buenas noticias peruanas, nuestros triunfos deportivos, nuestra hermosa cultura milenaria y los buenos actos, pero me duelen las malas nuevas, me asquean los golpes bajos que día a día recibe el país. Muchas cosas malas no han cambiado y la vomitiva corrupción de funcionarios se ha robustecido a través de los años…por eso salí a puertas de iniciarse el nuevo milenio, por eso me largué entre otras cosas, y aquí estamos  17 años más tarde, comentando con rabia, tristeza y una kilométrica decepción.

  No puede pedirse prisión preventiva por dichos de un colaborador”,  ”A Humala no se le puede acusar de corrupción de funcionarios”,  “Dichos de colaboradores no son imparciales”. Tristemente célebres declaraciones no de Juanito Pérez o fulanita de tal, sino de la máxima autoridad de la justicia peruana. El Presidente del Poder Judicial y de la Corte Suprema de Justicia, Duberlí Rodríguez, es el autor de tales afirmaciones minimizando con ellas todo el trabajo de otros magistrados probos, tirando por la borda las investigaciones de algunos aguerridos periodistas, adelantando juicios y rompiendo su obligatoria imparcialidad. Rodríguez ha desestimado no una sino varias pruebas de los colaboradores eficaces Odebrecht y Barata y pretende tapar el sol con un dedo antes de quedarse callado, en otras palabras, ha escupido en la cara a todos los peruanos y seguramente la única euforia que ha desatado es la de Nadine Heredia que ahora no solo protegida por la decisiones de los magistrados, sino auspiciada por su máximo jefe puede ir, venir y hacer lo que le dé la gana. Visto lo visto, ¿podemos seguir sorprendiéndonos cuando se liberan delincuentes de poca monta a las pocas horas de ser arrestados por la sacrificada policía? Ya no señores. Las grandes ligas de la justicia peruana se han pronunciado a favor de los grandes ladrones de la sociedad peruana.

Este razonamiento cantinflesco de Duberlí Rodríguez nos sepulta como un huayco, y no, no se trata de un error. No es una calentura del momento ni un lapsus lingüistico, esto es lo que verdaderamente piensa el máximo representante de la justicia en el Perú, esa es su escala de valores. Y como ya lo dijo el ministro del Interior,  Carlos Basombrío, ”Nada podemos hacer antes esto, nada”…estamos bien jodidos, porque cuando la cabeza está podrida todo el cuerpo se contamina y apesta.

 

 

 


Si te gusto este artículo, recibe más de nuestras últimas
publicaciones cómodamente en tu inbox.
SUSCRÍBITE AQUÍ.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *