EE.UU: continúa drama de peruana refugiada en iglesia de Springfield

El plazo para que la inmigrante peruana abandone Estados Unidos venció el pasado martes

Gisella Collazo puede ser deportada en cualquier momento y desde el Parlamento Andino solicitan ayuda directa al Gobierno del presidente Martín Vizcarra. 

Una pesadilla en tierras norteamericanas es la que vive la ciudadana peruana Gisella Collazo quien al haberse vencido su plazo para permanecer en territorio estadounidense, no tuvo otra opción que refugiarse con sus dos menores hijos en una iglesia de Springfield antes de ser deportada por el  Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos.

Precisamente, para tratar de resolver su difícil situación brindándole a nuestra connacional la necesaria asesoría legal, el parlamentario andino Mario Zúñiga Martínez, hizo un llamado de ayuda humanitaria al Gobierno del presidente Martín Vizcarra y al consulado peruano en Boston a fin de asesorar a la mujer que vive en Estados Unidos desde hace 17 años y de ser expulsada sería separada definitivamente de sus dos hijos y esposo.

“Por una cuestión humanitaria sería positivo que Gisella cuente con el apoyo del consulado peruano en Boston, a cargo diplomático Manuel Suárez y en general del Gobierno peruano en temas legales y de ayuda psicológica y económica porque se encuentra nerviosa y angustiada por lo que le pueda suceder. Además, no puede laborar y mantener a su familia”, refirió Zúñiga Martínez. El parlamentario andino reconoció que la mujer cometió un error ingresando ilegalmente a los Estados Unidos, pero aseveró que por esa equivocación no debería ser separada de su familia. 

Hace más de una semana

Gisella Collazo (43), quien está casada con un ciudadano norteamericano, ingresó a territorio estadounidense el año 2011 utilizando documentos falsos. Una vez que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos detectó su caso emitió la orden de deportación la cual ha vencido el pasado martes. Ante esa decisión la madre de familia en un acto de desesperación se refugió con sus hijos menores de edad en la Iglesia Congregacional Unida del Sur de Springfield, Massachusetts.

El drama de la mujer peruana se agrava pues el alcalde de Springfield, Domenic Sarno, se ha opuesto a que la desesperada mujer permanezca en la iglesia de esa ciudad alegando que por hacer uso indebido de ese recinto, ella debe ser inmediatamente desalojada del lugar. 

Foto: Don Treeger / The Republican


Si te gusto este artículo, recibe más de nuestras últimas
publicaciones cómodamente en tu inbox.
SUSCRÍBETE AQUÍ.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *