Actualidad de los peruanos en el extranjero

Debate ¿Los peruanos somos cochinos?

Los peruanos somos cochinos

No solo la comida rápida o las pizzas a domicilio. También las playas, también las calles de la ciudad, también la basura que arrojamos deliberadamente. ¿Los peruanos somos cochinos? Participa del debate

Es el tema de la semana. El escándalo detrás de la denuncia que se trajo abajo una conocida cadena internacional de comida rápida no ha hecho más que sacar a relucir uno de los problemas más grandes que tiene nuestro país: la contaminación intencional.

¿Qué entendemos por contaminación intencional? No es más que el acto consciente de contaminar y ensuciar. Es decir, no hay un hábito universal de limpieza e higiene. Como prueba de ello tenemos lo acontecido con una de las sedes de Domino’s Pizza, donde una familia halló una cucaracha en la comida.

A partir de este instante ha surgido una increíble cantidad de denuncias de productos contaminados. Cines invadidos por ratas, restaurantes en condiciones insalubres que fueron cerrados, playas contaminados con basura, y recientemente, una conocida marca de helados también se sumó a la moda de las cucarachas.

¿De quién es la culpa? ¿Quién o quiénes son los responsables? Esa es la cuestión, las franquicias se libran de toda responsabilidad porque los verdaderos autores detrás de la cocina somos nosotros. Entonces el asunto es aún más delicado.

Ha comenzado a correrse el rumor: “los peruanos son cochinos”. El boom gastronómico que tantos años nos ha costado difundir en todas partes del mundo podría caer en picada por nuestros malos hábitos.

Pero este no es un tema que concierne únicamente al ámbito gastronómico. Las playas inmundas durante la temporada de verano son una muestra real de lo que sucede cada día, el caos vehícular en el centro de Lima reafirma nuestra tendencia negativa a contaminar, aglutinarnos los unos con los otros, a pasar por encima de las reglas.

Sí, somos desobedientes, no acatamos las normas. Es la supervivencia del más fuerte, del más habilidoso, del más pendenciero. ¿Estamos condenados a seguir viviendo entre la mugre y la suciedad? ¿O aún podemos rescatar principios de control, equidad y disciplina?

Sí, es fuerte, la verdad duele, pero no podemos seguir siendo esquivos. Algo tenemos que hacer…


Si te gusto este artículo, recibe más de nuestras últimas
publicaciones cómodamente en tu inbox.
SUSCRÍBITE AQUÍ.





3 Comentarios »

  1. El que se haya encontrado algunos indicios no indica que los peruanos sean cochinos, lo importante sería averiguar si en los locales que se han encontrado esos productos contaminados son de peruanos o de extranjeros todo indica que son de los segundos; de toda forma las autoridades son culpables de que esto suceda por su falta de control. Lo mismo sucede en muchas partes del mundo de una u otra forma.

  2. SI SOMOS COCHINOS AL MENOS LA GRAN MAYORIA LO DIGO PORQUE PASO POR EL CENTRO DE LIMA Y TODO ESTA MEADO HUELE A ORINES Y CACA, LIMA APESTA ES DEPRIMENTE. TE SUBES A UN MICRO Y HUELE A TODO UNA MIXTURA DE OLORES A CUERPO, CABEZA Y TU YA SABES EL RESTO PUROS HUMORES PESTILENTES¡¡¡ NO SE BAÑAN???.LAS CALLES NI QUE DECIR ES UN GRAN TACHO DE BASURA.LAS PAREDES CON MANCHAS DE DEDOS MANOS SUCIAS ETC. LOS BAÑOS PUBLICOS AJJJ CON MANCHAS DE CACA EN LAS PAREDES.ES DECIR NO SE PUDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO SI SOMOS COCHINOS AUNQUE NOS DUELA.

  3. Verdaderamente si tienen razón de tildarnos los extranjeros de cochinos, nuestras ciudades están llenas de basura, creo que aquí hay un serio problema tanto la corrupción que existe en los gobiernos municipales y los malos hábitos de la población, no es posible que vengan gente de otros países y lo primero que encuentra en las calles son montículos de basura y desmonte, estamos al extremo de la suciedad, en la televisión en lugar de poner programas como esto es guerra o combate debería publicar propagandas que sensibilicen a los peruanos a cambiar este habito de arrojar basura a la calle y a las playas, hermanos culturalmente en este aspecto estamos bien atrazados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *